El Curro

Lo que sucede en el Curro no es fácil de transmitir a quien no lo haya vivido alguna vez, puesto que se traga de una experiencia en la que se mezclan la vivencia comunal del pueblo, como espectador y como aloitador, en la búsqueda de su propia identidad y autoafirmación, la vivencia del trabajo, del triunfo, de la colaboración, del repeto por los amínales.

Las "Bestas del Santo"

En el Curro solo se lleva a cabo la rapa de los caballos y yeguas “del Santo”, ya que el resto son de propiedad particular de las diferentes familias, y serán sus dueños los que el lunes en sus propios cerrados hagan las tareas oportunas.

Desparasitación

Dentro de los trabajos que se realizan dentro del Curro tienen especial importancia las tareas de desparasitación interna de los animales, mejorando las condiciones higiénico-sanitarias de los caballos.

Separación de los potros

A “aloitar” se aprende desde pequeño, puesto que son loa niños los que inician el Curro cogiendo los potrillos para separarlos y que así no se hagan daño en las diferentes tareas.
El niño “se inicia” simbólicamente en la juventud o madurez, guiado por los ya iniciados. De esta manera, el niño queda admitido simbólicamente en el grupo de los que van a tener parte activa en los trabajos con los caballos salvajes en el futuro, como legado de una tradición.

"Aloitar” y los “aloitadores"

El trabajo llevado a cabo en el Curro es sin duda, por su peligrosidad, el acto más espectacular que en esta fiesta se puede observar. Es la manera de realizarlo (conocido como “aloitar”) lo que diferencia la Rapa de Sabucedo del resto de las existentes en Galicia, por no usar más elementos que el propio cuerpo y fuerza del aloitador. En el resto de rapas es común ver cuerdas y varas de las que el hombre se ayuda para ganar en esa labor a los animales, pero en Sabucedo, sólo existe un código para conseguir ganarle la partida a los caballos en el cuerpo a cuerpo. Este código se basa en una forma de actuar que se heredó de generación en generación: dos aloitadores van a la cabeza y uno al rabo.

1- El primero de los aloitadores que va a la cabeza debe ser el que salta encima del caballo y cabalga sobe él.

2- Poco después, el segundo de la cabeza acude en su ayuda. Cuando éste llega y se engancha sobre las crines delanteras, el que está subido en el équido debe bajarse.

3- Al mismo tiempo el aloitador que va al rabo debe hacer una serie de movimientos para intentar desequilibrar al animal.

El caballo puede quedar de pie o en derribado dependiendo de la fuerza que éste ejerza. No es un trabajo fácil ya que conlleva un fuerte componente de aprendizaje a priori, puesto que el aloitador ha de saber “cruzar” bien al animal. Esta acción se corresponde con encajar la mano en la parte inferior de la quijada del caballo, pasándole el otro brazo alrededor del cuello. Cuando el caballo queda inmovilizado, se procede al corte de las crines, que los niños se ocupan en guardar en las “esteiras”.

Mujeres aloitadoras

Durante la Guerra Civil

En Sabucedo durante la Guerra Civil, época en la que muchos vecinos de Sabucedo fueron llamados a filas, tuvieron que ser las mujeres que quedaban en la aldea las que se encargaron de organizar la Rapa das Bestas durante los años que duró la contienda bélica. Es algo que las abuelas de Sabucedo cuentan aún hoy con mucho orgullo.

En la actualidad

Años más tarde, fueron apareciendo las aloitadoras como algo normal y habitual en el Curro, con una serie de magníficas chicas que son motivo de especial orgullo para las vecinas y vecinos de Sabucedo.

Horario

A lo largo de la Rapa se celebran 3 Curros:

Sábado: desde as 19:00 hasta las 21:00 horas

Domingo: desde as 12:00 hasta las 14:00 horas

Luns: desde 12:00 hasta las 14:00 horas

Entradas

Las entradas para asistir al Curro se venden desde dos horas antes en las ventanillas del propio recinto al precio de:

10€ para adultos

5€ para las más pequeños

Tienes la posibilidad de comprar las entradas anticipadamente de manera on-line en el siguiente enlace:

ENTRADAS
Profesionales

Los profesionales (medios de comunicación, fotógrafos…) que deseen tomar imágenes (fotografía y audiovisual) desde la arena del Curro deben solicitar previamente su acreditación en el siguiente enlace:

PRENSA

Que es el Curro

El Curro es el recinto destinado específicamente a la “rapa” propiamente dicha de los caballos. En Sabucedo hay dos:

"Curro Vello"

El llamado Curro “viejo” se encuentra al lado de la iglesia parroquial, constituido en su primera en el año 1779. Fue Felipe Carabeo, párroco de Sabucedo y Liripio, quien tomó la iniciativa para su construcción solicitanto el debido permiso al arzobispado de Santiago. Con anterioridad hacía de curro el propio atrio parroquial. Así quedó anotado en el año 1742 el siguiente gasto relacionado con la Rapa: "un cañado de vino que se gastó el día que se trajeron las yeguas al curro: 15 reales". Fue en ese mismo año también cuando se construyó al lado del mismo una pequeña edificación, “a caseta” (así llamada desde el siglo XVIII), que cumplió determinadas funciones relacionadas con la Rapa hasta casi finales del siglo pasado.

"Curro Novo"

Desde 1997, durante la fiesta de la Rapa de ese año se celebró la inauguración en el nuevo emplazamiento en la zona del “Campo do Medio”, con la presencia de autoridades locales y autonómicas. Estuvo también presente el escultor de los portones del Curro, Xoán Xosé Oliveira.

Escultura Oliveira

El Curro tiene en su pared frontal una escultura del artista Xoán Oliveira, conocido por su obra en general, y por la escultura de los caballos de la Plaza de España de Vigo en particular.